Acerca de El Remate…

Las comunidades cercanas al Biotopo Cerro Cahuí

Localizado sobre el margen oriental del Lago Petén Itzá, tiene en sus cercanías cinco poblados que aglomeran , en su conjunto, alrededor de 2,000 habitantes sobre la carretera que comunica a Flores con Tikal, al este del Biotopo se encuentran prácticamente alineados Ixlú, El Remate y El Caoba.  Entre éstos dos últimos, se encuentra un pequeño caserío, El Capulinar. En el extremo opuesto , al Oeste del Biotopo se encuentra la comunidad de Jobompiche.

A pesar que los asentamientos humanos en esta área son tan antiguos como el periodo clásico maya, como lo demuestra el sitio arqueológico Ixlú, en la aldea del mismo nombre, la población actual tiene un origen relativamente reciente. De las comunidades que se conocen, la más antigua es seguramente El remate, que sirvió a principios del siglo, como un importante centro de cargas y descargas de mercancías entre Belice y los centros urbanos de la margen opuesta del Lago Petén Itzá, ya que la densa selva imposibilitaba el transporte. El origen de las demás localidades es incierto, aunque seguramente se crearon, como muchas otras en Petén, a raíz de campamentos de chicleros.

La mayor parte de la población actual se compone de colonos provenientes de otras regiones de Guatemala, como el Oriente y las Verapaces, quienes llegaron a habitar esta vasta zona casi despoblada en busca de tierras para la agricultura.

Importancia de las artesanías en la economía, el Desarrollo y la Conservación de la Naturaleza.

A pesar que la agricultura sigue siendo la fuente principal de ingresos para la mayor parte de famlias de esta región, en los últimos años la producción de tallas en madera y hueso, favorecida por el incremento del turismo, así como la producción de miel, han propiciado mejoras en la economía doméstica local.

Al mismo tiempo, la producción artesanal ha involucrado a todos los miembros de la familias, tanto a las mujeres como a los niños, quienes ocupan en ella su tiempo libre.  La artesanía ha favorecido por otro lado, el fortalecimiento de la organización de base local, a través de nuevas agrupaciones de hombres y mujeres que se dedican a la producción y comercialización de los productos terminados.

Sin lugar a dudas, uno de los logros más notables de la producción artesanal corresponde a su aporte en la conservación de la naturaleza. Los efectos a este respecto se perciben de dos formas: la primera es debido al complemento en la economía doméstica, que propicia a menor presión sobre los recursos naturales, particularmente sobre la tierra. Paralelamente, la segunda corresponde al uso sustentable de los recursos naturales, como es el caso de la talla en madera. Un artesano que se dedica de tiempo completo a esta actividad, talla un máximo de un pie tablar al día, por lo cual no derriba más de un árbol anualmente, que le proporciona alrededor de 350 pies tablares.